miércoles, 27 de febrero de 2013

El barco que subió una montaña

Me subo al carro de la logística en el cine para hablaros de una gran película, y sobretodo, de la historia que hay detrás, relacionada con el transporte fluvial de mercancías.

Fitzcarraldo (1982) cuenta la odisea, entre lo épico y lo absurdo, de un hombre de negocios que en el siglo XIX intenta hacerse un hueco en la entonces boyante (y artesanal) industria del caucho de la selva amazónica. Para ello deberá hacer frente al desafío logístico que supone transportar las mercancías desde las plantaciones, aisladas en la selva, hasta un puerto comercial navegando el Amazonas, a merced de las fuerzas de la naturaleza y multitud de tribus indígenas con mucha mala leche. Su único objetivo es enriquecerse para poder cumplir su sueño: construir la mejor ópera del mundo en la jungla. 


La película tiene su miga, pero lo que nos interesa aquí es el apartado logístico de la misma. Y lo más interesante es que está basada en hechos reales: Carlos Fermín Fitzcarrald fue un destacado comerciante peruano en lo que se conoce como la Fiebre del Caucho.

Su hazaña más recordada fue hallar una nueva ruta fluvial para el transporte del caucho conectando dos afluentes a través de un istmo, lo que permitía ahorrar muchos días y peligros en la navegación. Pero para ello tuvo que que desmantelar su barco transportarlo 10 km sobre la jungla, superando una cresta de casi 500 metros de altura.

En esta épica travesía, recreada con gran realismo en la película, participaron más de mil piros y campas y hasta cien caucheros blancos y demoró más de dos meses. El gran casco fue transportado por medio de grandes cuerdas que lo hicieron deslizarse sobre troncos de cetico, los que a su vez se colocaron sobre anchas tablas de cedro. Su descubrimiento, el istmo de Fitzcarrald, fue una suerte de paso estratégico que unió las cuencas de los ríos Ucayali y Madre de Dios, ahorrando recorridos inútiles y costos altísimos.

Su siguiente gran proyecto fue construir un ferrocarril para transportar las mercancías a lo largo del istmo, pero murió ahogado en una de sus exploraciones antes de poder lograrlo.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje... ese llegó ahí por otros motivos (de los que a estas alturas ya ni me acuerdo!). Pero ahora que lo dices, me ha recordado bastante a esta foto de uno de los barcos usados durante el rodaje que quedó abandonado en algún lugar de la selva amazónica para sorpresa de futuras generaciones de exploradores:
    http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/c/c2/Fizzcarraldo.jpg/512px-Fizzcarraldo.jpg

    ResponderEliminar